close
Vándalos y artistas: arte de la destrucción. Influencias y precursores del arte urbano.

Vándalos y artistas: arte de la destrucción. Influencias y precursores del arte urbano.

La primera palabra que nos ronda la cabeza cuando oímos ‘arte urbano’ es el Graffiti, pero cabe mencionar que absolutamente todo lo que vemos por las paredes de las calles, sea una pieza del nombre de un graffitero al lado de la autopista, un mural lleno de colores con un posible mensaje reivindicativo, o una simple firma a rotulador (también llamado tag) en un banco, basura o buzón de Correos, proviene de una serie de personas que en su día tuvieron la visión en este arte y oficio.


Marcados por los movimientos culturales de la época, o simplemente visionarios, usaron cuanto tenían en su poder para dejar una marca en las calles. Con el fin de lanzar un mensaje, enseñar su arte o divertirse, si algo tienen en común las personas citadas a continuación es su actitud rebelde.

El arte urbano no está compuesto en su totalidad por el graffiti. Así que el primer convencionalismo que tenemos que quitarnos de la cabeza es que arte urbano es igual a sprays de pintura. Así nos lo demuestra en la época de los 90’ el famoso artista y diseñador gráfico Shepard Fairey. Bajo el pseudónimo OBEY revolucionó el arte urbano llenando la ciudad de pegatinas, y a través de sus murales reivindicativos con estampados característicos que aportan una gran estética y estilo único, plantillas, carteles y pósters con un carácter que nos recuerda a la propaganda política. Así lo refleja su obra destacada ‘Hope’ apareciendo como protagonista al expresidente Barack Obama, y teniendo una gran repercusión en su campaña presidencial en 2008. Hoy día la vida de Fairey es una mezcla continua de trabajos como diseñador gráfico para grandes marcas (incluida la suya, OBEY) y detenciones por vandalismo al colocar sus carteles y plantillas en fachadas de edificios.

Shepard Fairey - Hope

El estilo más caótico, sucio y ‘destructor’ viene de la mano de Craig Costello y su graffiti. Fabricando rotuladores sin difusor y usando extintores llenos de pintura que él mismo fabricaba, se dedicaba a pintar las partes superiores de paredes, puertas y buzones haciendo que la pintura chorreara y no dejara de gotear. ¿El resultado? obras cubiertas de pintura con una estética indiscutible. Su tinta patentada KRINK da hoy día una voz a todos aquellos amantes de los tags con rotulador.

Craig-Costello---KRINK

Sin el uso de sprays, rotuladores o tinta, el famoso INVADER muestra su arte urbano por todo el mundo mediante el uso de azulejos de colores. Formando imágenes de videojuegos de 8 bits, entre los cuales, los famosos marcianitos de Space Invaders (de donde saca su nombre artístico), este artista francés y amigo de Fairey pega sus famosas creaciones en los rincones más remotos de las ciudades por todo el mundo. 74 ciudades y 3582 invaders y aumentando forman parte de su famoso World Invasion.

INVADER

No todo arte urbano tiene la intención de perdurar, y esto lo demuestra los inicios de  Keith Haring en el metro de Nueva York en los años 80. Haring buscaba espacios vacíos sin publicidad para pintar en la pared con una tiza las famosas figuras humanas por las que es mundialmente conocido hoy día. Su estilo de tira cómica tan singular insertó los dibujos animados en el arte urbano y estableció una unión entre ésta y el famoso pop art, siendo uno de los máximos representantes de esta generación.

Keith Haring - Subway

Anónimo e indiscutible, BANKSY y su arte están en busca y captura mundialmente. Todo el mundo quiere saber quién es, y todo el mundo quiere ver sus famosas plantillas con carácter reivindicativo y de protesta. Muchas obras de Banksy han llegado a ser arrancadas de la calle para subastarse por cifras millonarias, otras muchas están protegidas para no ser borradas y pisoteadas por otros graffitis. Con esa actitud provocadora que muestran sus obras, BANKSY continúa con desafiar las autoridades, y nosotros, no podemos evitar alegrarnos por ello.

BANKSY---New-York-Post

Por último, y por ello no menos importante, el graffitero local y madrileño que se hizo un hueco en los corazones de todos, incluyendo la propia policía. Un genio del spray cuya obra más difundida fue su propia firma, Juan Carlos Argüello (también conocido como MUELLE) estampó cientos de firmas por todo Madrid a mediados de los 80, de las cuales quedan muy pocas. Rechazó ofertas millonarias y registró su dibujo para no ser plagiado, e incluso la policía le pedía una firma y pegatinas cuando se daban cuanta de a quién detenían. Revolucionario que consiguió triunfar sin hacer ruido, MUELLE murió a los 29 años a causa del cáncer.

MUELLE---Graffiti-calle-Montera

Obras de arte que nos asombran cuando andamos por la calle, solo si paramos a fijarnos.

Y tú, ¿a quién has visto?

FOTO 37 IKEA + DESIGN INDABA

Rompiendo fronteras a través del buen diseño hecho en África

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Anaglifo: el volumen sujeto al plano

1 Comment

Leave a Response