close
Charlamos con Ecoalf: El ar(mar)io de Richard Gere
ECOALF es una marca que nace con el objetivo de crear la primera generación de productos de moda fabricados con materiales reciclados con el mismo diseño y calidad que los mejores productos no reciclados y así demostrar que no hace falta seguir utilizando recursos naturales de una forma indiscriminada. Con su proyecto más ambicioso, “Upcycling the Oceans”, recogen la basura del fondo del mar -cerca de una tonelada de plásticos al día- y la convierten en tejido de calidad. Utilizan neumáticos, botellas de plástico, redes de pesca e incluso los posos del café demostrando que nuestra basura sí tiene una segunda oportunidad y que además, el reciclaje acorta los procesos industriales que van de la materia prima al propio producto.

Para conocerlo de cerca me acerco a Hortaleza, 116. Un grafitti gigante firmado como “Ecoalf by Boa Mistura” llena la pared de la izquierda. Son las 12 de la mañana y aquí, en la tienda de Madrid y centro de operaciones de ECOALF es donde he quedado con Javier Goyeneche, presidente y fundador de esta marca que me flipa. En el escaparate, mensajes reivindicativos sobre ecología y sostenibilidad, entro y me sorprende la luz, las bombillas artificiales se mezclan con la luz natural que se cuela por el patio lleno de plantas del fondo.

Mostrador de la tienda con el slogan clave.
Mostrador de la tienda.
Escaparate Ecoalf
Escaparate Ecoalf

Lo primero que me gustaría preguntarte, Javier, es ¿por qué ECOALF? En el momento en el que decidís montarlo ¿por qué esto y no otra cosa? ¿cómo surgió?

Yo tenía otra compañía de moda que se llamaba Fun & Basics, en 2009 se vende y entonces decidí que quería crear una marca realmente sostenible y me pareció que lo más sostenible era no seguir utilizando recursos naturales del planeta y por tanto el reciclaje era una buena opción si éramos capaces de crear una nueva generación de producto reciclado con la misma calidad y el mismo diseño que los productos no reciclados. De esa forma, en lugar de seguir cavando cada vez más para encontrar petróleo, dónde otros ven basura nosotros vemos materia prima que podemos transformar a través de sofisticados procesos de innovación.

Recicláis redes de pesca, neumáticos, botellas de plástico e incluso los posos del café, ¿los utilizáis completos o los mezcláis con otros materiales?

Una botella es poliester, se convierte en escama, luego en polímero y con eso haces  hilo 100%. La redes que nosotros utilizamos están hechas de nylon 6 que es el nylon de mejor calidad del mundo. Para que te hagas una idea de una red de pesca vieja que se recicla a un producto nuevo son 7 pasos químicos, mientras que del petróleo a esa misma red son 17, así que imagínate el ahorro tanto de agua como de energía. Luego el café, nosotros utilizamos los posos húmedos, eso se seca, se convierte en polvo y se mezcla con los polímeros de botellas de plástico para el hilo. El neumático, que lo hemos utilizado en las flip-flop, se convierte en polvo y de ahí sale calzado tecnológico, está todo pegado con calor, no hay coagulantes ni pegamentos y es precisamente resultado de toda esta innovación. Nuestra filosofía es siempre utilizar lo máximo posible, al final todos los materiales sintéticos cuando los vuelves a convertir en polímero son lo mismo.

¿Cómo es posible que sea hilo de calidad? Al venir de la basura ¿tenéis limitaciones? ¿algún riesgo?

Es verdad que el hilo reciclado por lo general es más inestable y la calidad depende de la calidad del polímero con lo cual ECOALF paga mucho por el polímero. No es lo mismo la calidad que utilizas para hacer un envase que para un hilo sofisticado, el nivel de pureza es mucho mayor. Nosotros con el proyecto del mar uno de los problemas que hemos tenido es que la basura sale muy dañada, el nivel de contaminación por partícula de esa basura es muy superior a la botella que tú estás tirando hoy que te has bebido hoy, que va a un contenedor y a lo mejor la estás reciclando en dos meses. En el mar a lo mejor lleva seis años con la sal, el agua,… Con lo cual, cuanto más sucio es el origen más hay que trabajar para limpiar eso. 

Parece que precisamente el mar es lo más complicado ¿por qué entonces?

La verdad es que el proyecto del mar fue un poco locura personal. De pronto un día un pescador me dijo: “tendrías que ver la cantidad de basura que se nos queda en las redes” y dije bueno: “¿por qué no salgo a pescar contigo?” Y lo vi. En tierra hay ciertos mecanismos para recoger la basura que vamos tirando, unos dicen que se recicla el 70%, hay estudios que dicen que es el 55%, pero bueno, el problema del mar es que no es de nadie. El último estudio de McKinsey dice que entran 8 mil toneladas al año y ahí se quedan porque nadie se hace responsable. Es un problema porque una botella que entra al mar hoy tarda 500 años en desaparecer, y mientras desaparece se convierte en micropartículas que se van comiendo los peces y luego van a nuestro organismo.

Por ejemplo, esta chaqueta que tenemos aquí ¿cuál es la equivalencia en botellas?

Nosotros tenemos un cálculo de más o menos 70 botellas por metro pero hay tejidos que llevan la mitad. Arrancamos con unos tejidos mucho más pesados, por ejemplo los plumíferos tienen 20 puntadas por milímetro y esta que tenemos aquí unas 240 puntadas por milímetro. Más ligero, menos botellas, depende.

Equivalencia en botellas.
Equivalencia en botellas.

Además de ser una empresa sostenible colaboráis con algunas fundaciones y otros proyectos, ¿dónde termina la fundación y empieza la empresa?

La fundación se ha constituido hace un año y en verdad es para toda la parte de innovación y muy basada en el mar. El mar es nuestro gran proyecto y el objeto social donde nos hemos centrado mucho. El resto es empresa. Ecoalf es la que vende y la que utiliza esos tejidos gracias al i+d de la fundación.

Hemos visto que Richard Gere, Gwyneth Paltrow o Will.i.am llevan Ecoalf ¿esperabais esa acogida? ¿cómo ha sido?

(Se ríe). La suerte que hemos tenido es que hay mucha celebrity, sobre todo en Estados Unidos, que se siente muy identificado con lo sostenible, Di Caprio, Brad Pitt,… y son gente que además son bastante activistas. Quizá en España faltan más esos perfiles ¿se te ocurre alguno comprometido? No nos viene a primera vista, pero en Estados Unidos sí hay muchos y son más accesibles de lo que parece, además les gusta contar y explicar lo que llevan.

He visto que tenéis un grafitti de Boa Mistura ¿cómo surgió?

(Se vuelve a reír). Esa pared era un horror, estaba feísima y bueno, preguntamos si nos dejaban hacer un grafitti y tal, y lo hizo Boa Mistura.

Habéis creado una marca que con “There is no planet B”, “Tras(h)umanity” y todos esos slogan te deja un nudo en la garganta.

Sí, somos un equipo bastante variado y todo se nos ocurre aquí, tenemos diseño de producto, diseño gráfico, expansión, logística, todos juntos. Estamos todo el día reunidos, discutiendo y además somos todos muy distintos, con lo cual salen cosas muy buenas.

Nuestra última pregunta. De cara al futuro ¿cuál crees que es el mayor reto?

Yo creo que la educación. Siempre estamos preocupados por qué planeta vamos a dejar a nuestros hijos y quizás deberíamos preocuparnos más por qué hijos vamos a dejar al planeta. Creo que si empezáramos a educar bien a los niños y hacerles entender que esto tienen que cuidarlo de una forma especial no sería noticia Ecoalf, porque sería lo normal. La educación es un gran caballo de batalla y vemos que en los libros del colegio no se habla de sostenibilidad ni de ecología, en el debate político de la campaña de estos tres meses no se ha hablado tampoco de sostenibilidad, no está en la agenda de ninguno y es una cosa que me fascina. La riqueza de un país depende de su entorno y cómo cuide sus recursos, se queman 25 mil hectáreas todos los años aquí y a nadie le preocupa, hay sitios en España donde aún tienen problemas de acceso al agua, estamos cementando la costa… y bueno, nosotros que nos hemos puesto a sacar basura del levante estamos sacando una tonelada al día, y sin hacer mucho esfuerzo, imaginaos lo que hay ahí. Entonces yo creo que la educación es muy importante.

Muchas gracias, Javier.

Because There is no planet B
because there is no planet B
Expositor Ecoalf
Expositor Ecoalf

Nuestro cuestionario.

Una película: Forrest Gump.

Un documental: Conspiracy.

Un libro: Blue economy de Gunter Pauli.

Una ciudad: Vancouver.

Un lugar: Menorca.

Una comida: la española.

Un diseñador: James Perse.

Un secreto: no sé, secretos no sé si tengo.

Una canción: A sky full of stars de Cold Play

Un consejo: en mi opinión, no va a haber diseño en el futuro que no sea sostenible, debería estar todo pensado y además ser bonito, que no es incompatible.

Myriam Barnés Guevara

Myriam Barnés Guevara

Editora. Estudiante de Ingeniería en Diseño Industrial, aprendiz de todo un poco. Hagas lo que hagas debes flipar haciéndolo.
Ordenador cuantico 2

Ordenadores cuánticos: un futuro de posibilidades

portada2-03

Los grandes se modulan

3 Comments

Leave a Response