close
El símbolo de reconstrucción de una Nación. Reichstag Bundestag Berlín

El símbolo de reconstrucción de una Nación. Reichstag Bundestag Berlín

El Reichstag es un edificio que siendo el centro de importancia de la trayectoria tanto política e histórica de Alemania, esconde un significado arquitectónico que va mucho más allá de lo que se ve a simple vista. Estuvimos por ahí y queremos contaros un poco acerca de esta maravilla arquitectónica.

Para aquellos que no lo sepan, el Reichstag es el edificio del Parlamento Alemán, situado en la capital, Berlín.

Historia del Reichstag
Historia del Reichstag

Remodelación propuesta por Norman Foster

En 1992, después de la reunificación de Alemania, se decidió que el Parlamento debía ocupar de nuevo el Reichstag. Para ello se lanzó un concurso con el fin de rediseñar el edificio, en el cual participaron tanto arquitectos nacionales como internacionales.

El ganador del concurso fue Norman Foster (arquitecto Británico). A partir de este momento el edificio sufrió una transformación total, puesto que la tarea principal que tuvo entre manos consistió tanto en recuperar el edificio de su desafortunada historia como de acoger y simbolizar el nuevo Parlamento Unificado, es decir, de mostrar los valores más significativos de la democracia (Bundestag).

Con el rediseño del Reichstag, el arquitecto tuvo presente al pueblo alemán, la política, la filosofía y la historia de este país, además de considerar fundamental el desarrollo sostenible, habilitando un sólido programa medioambiental.

La remodelación fue realizada en el interior del edificio, manteniendo de esta forma su arquitectura exterior.

Interior del Edificio

Una de las cosas que quería preservar Norman Foster era la complicada historia que había sufrido el edificio hasta aquel entonces. Por ello se puede ir descubriendo el pasado con la gran cantidad de restos que tienen expuestos los pasillos del Reichstag, entre ellos, los graffitis y escritos en las paredes, trazados por los soldados del Ejército Rojo.

Cúpula

A día de hoy, el domo del edificio es una característica destacada y un punto de referencia en la ciudad de Berlín.

Esta cúpula no es una réplica de la que había antiguamente, sino una totalmente nueva. Se trata de una cúpula de 3000m2 de láminas de cristal, con un peso total de 1200 toneladas.

En la cúpula podemos distinguir dos elementos fundamentales:

  • Escultura de espejos: en el núcleo de la esfera se proyecta una escultura cónica de espejos que refleja la luz del horizonte a la sala de plenos, en la cual se puede observar a los integrantes del parlamento debatiendo. Esta escultura persigue la trayectoria del sol, de forma que filtra la intensa luz solar del día, para que más tarde, al caer la noche, se convierta en un faro iluminado, ya que refleja al horizonte la luz artificial del interior de la cúpula.
Escultura de espejos, filtra la intensidad de la luz
Escultura de espejos, filtra la intensidad de la luz
La escultura de espejos refleja la intensidad de luz a la sala de plenos
La escultura de espejos refleja la intensidad de luz a la sala de plenos
  • Caminería helicoidal: a lo largo del perímetro interior del domo hay un par de caminerías que permiten ir subiendo hasta la parte de arriba. Y a lo largo del recorrido, podemos apreciar las vistas de la capital desde diferentes puntos.
Caminería helicoidal
Nuestra compañera Ivanna, redactora en ETSIDI DESIGN
Caminería helicoidal
Caminería helicoidal

Desarrollo Sostenible

Los componentes que hacen que este edificio sea un ejemplo a seguir para el cuidado del medio ambiente se plantean a continuación:

En primer lugar, la cúpula cuenta con una abertura que permite que el escape del aire viciado.

En segundo lugar, la escultura de espejos, además de reflejar la luz solar incidente a la sala de plenos, (con lo que se consigue una ahorro de energía eléctrica), realiza otras dos funciones:

  • El aire fresco, recogido por la apertura de la cúpula, es introducido a la moqueta del suelo de la sala de plenos a través del cono de espejos. De esta forma se consigue climatizar la sala con la temperatura y humedad adecuada, y a su vez, se ahorra energía eléctrica.
  • De igual forma, el embudo de espejos cuenta con un equipo de recuperación de calor que aprovecha la energía residual del aire usado para calentar el Reichstag.

En tercer lugar, el tejado del edificio está cubierto con 300 m2 de equipos fotovoltaicos que suministran la energía necesaria sin provocar daños al medio ambiente.

Por último, el complejo parlamentario cuenta con un sistema termoeléctrico que mediante un suministro de biodiésel es capaz de utilizar el calor resultante de la generación de electricidad para calentar y refrigerar el edificio parlamentario.

Conclusiones

Cabe destacar que el edificio, junto con su rediseño, representan el renacer de una nación, además de mostrar la realidad del proceso democrático de Alemania. La población alemana toma un rol muy importante, puesto que el edificio tiene un fácil acceso, esto figura la presencia de un proceso democrático abierto y transparente. Mediante la iluminación del Domo, al caer la noche, el arquitecto Norman Foster consigue plasmar a la perfección el símbolo de fortaleza y el vigor democrático alemán. Por último, el edificio esconde tras sus paredes un sistema tecnológico capaz de cubrir el 80% de su demanda energética, haciendo de este, un edificio sostenible.

En resumen, Norman Foster no sólo consigue revivir y representar tanto la historia como el Bundestag alemán, sino que logra que el edificio sea un punto al cual turistas de todo el mundo asisten, debido a sus vistas, belleza, sencillez y sostenibilidad.

portada2

Entrevista a Juanma Jmse: La cámara y la ciudad

PORTADA3

Diseño Estratégico: la herramienta esencial de negocio

Leave a Response