close
Hyperloop, la nueva era del transporte

¿Te imaginas recorrer grandes distancias en menos tiempo? Primero fue la máquina de vapor, y con ella el tren. Más de un siglo después fue posible alzar el vuelo del primer avión comercial mientras el ferrocarril se electrificaba.  La llegada de los aviones modernos desplazó al tren en trayectos de larga distancia a pesar de los avances en la alta velocidad férrea como el AVE, el TGV o el “Tren bala” de Japón. Ahora Hyperloop quiere devolver al transporte terrestre su posición dominante pero, ¿cómo?

Hyperloop

Hyperloop surgió de la mente de Elon Musk, empresario ya conocido en el mundo de la movilidad por su empresa de coches eléctricos y autónomos Tesla o por su intención de abaratar los viajes espaciales con su proyecto Space X. En esta ocasión proponía una radical evolución del tren para convertirlo en un medio de transporte altamente eficiente y capaz de superar los 1.000 kilómetros por hora. Sí, ¡1.000 km!

¿Cómo surgió esta idea tan “disparatada”? El desafío fue lanzado por Elon Musk cuando en 2013 publicó en Internet los primeros borradores de Hyperloop como un proyecto de código abierto en el que cualquier interesado pudiese colaborar. La idea era construir unas capsulas que viajasen en el interior de unos conductos construidos sobre pilares con un vacío parcial en su interior. El vacío reduce la fricción hasta 1000 veces en comparación con un tren tradicional, y el aire restante es absorbido por una turbina en el frontal de la cápsula para crear un colchón de aire sobre el que deslizarse. Esto permitiría viajar a más de 1.000 kilómetros por hora a la vez que la infraestructura genera más electricidad de la que necesita para impulsarse gracias a paneles montados sobre los conductos.

Concepto de Hyperloop en movimiento
img02
Conductos por los que pasaría la “cápsula”

Todo esto en la vida real significa poder ir de Dubai a Abu Dhabi (140 km) en 12 minutos; de Helsinki a Turku (170 km) en 15 minutos incluyendo dos paradas intermedias; o de Melbourne a Sidney (880 km) en una hora.

img03
Comparativa de tiempos con otros medios de transporte

¿Realidad o ficción? Desde su publicación, ingenieros de todo el mundo empezaron a estudiar la propuesta por iniciativa propia. Grandes compañías como MathWorks, ANSYS o la Nasa han aportado su granito de arena haciendo estudios de simulación para orientar el proyecto. Actualmente Hyperloop aún necesita resolver algunos problemas de diseño y realización, pero ya se han realizado pruebas con éxito de aceleración en el desierto de Nevada (de 0 km/h a 180km/h en 1 segundo) y un tramo para pruebas de 8 km se encuentra en camino.

El proyecto se encuentra divido en tres equipos con tareas asignadas y búsqueda de financiación común. El equipo de HyperloopOne ha encontrado financiación en Dubai y ya se ha proyectado toda una infraestructura para comunicar las zonas empresariales de Dubai en pocos minutos. A largo plazo tampoco se descarta la posible comunicación de las capitales bálticas en menos de 30 minutos.

Equipo de Hyperloop one

Como recuerda Hyperloop en su instagram , se tardó más de 3000 años en aumentar la velocidad de trasporte humano de 5km/h a 50km/h, otros 3000 años en pasar de 50km/h a 90km/h y solo 200 años en alcanzar los 900km/h, así que no es raro creer que en menos de una década Hyperloop alcance el sueño de los 1.200km/h.

20 Comments

    1. Es verdad que tiene cosas que suenan poco creibles, pero también es verdad que el proyecto va muy en serio y que está financiado por paises que lo quieren tener. Así que creo que tiene mucho más de realidad que de ficción.

      1. Pongamos que se cumple y se hace. ¿Cómo mantienes la red? No es una carretera ni unas vias, que se mantienen bastante fácilmente, son unos tubos con vacío en el interior. Una grieta de milímetros en un tubo y deja de funcionar toda la línea. Aún y cuando sea posible fabricarlo, es imposible mantenerlo.

        1. Es lo mismo que pasa en los aviones. Un daño en el fuselaje y deja de funcionar. Pero dime, ¿a cuántos aviones les pasa esto al año?
          No digo que el mantenimiento no plantée dudas (un avión tiene una superficie mucho menor que el tubo del hyperloop y es más facil de mantener) pero también creo que igual que tantos otros medios de transporte cuyo funcionamiento depende de que todo esté en perfecto estado y están funcionando, el hyperloop puede funcionar.
          Además, por ser una mezcla entre avión (por su velocidad y seguridad) y tren (por tener un recorrido que no se puede modificar) creo que podría convertirse en el medio de transporte más seguro.

          1. Tú mismo lo has dicho, el mantenimiento plantea dudas. Los aviones y el hyperloop no se pueden comparar.
            Y lo de que “sería un medio de tranporte muy seguro”, no lo dudo. Solo que nunca va a construirse porque no se puede mantener en condiciones óptimas de funcionamiento.
            Además, la próxima vez que intentes descalificar mis argumentos podrías intentar responder a lo que digo, y no hablar de otras cosas de las que no he dicho nada.

  1. A mí me parece muy bien todo esto, pero ¿quién va a construir toda la infraestructura que necesita? Y ni que los países fueran planos, ¿que vamos, a cortar montañas, hacer túneles, pasar por encima de ciudades? A nivel teórico es interesante, pero práctico… no lo veo.

    1. anda que no habrá paises planos… toda europa, norteamerica, oriente medio y asia… además la infraestructura no es diferente a la de un tren y no vemos problema a que haya trenes en las ciudades

      1. Los pirineos y los alpes son planos, el himalaya también, eso solo para empezar. Seguro que hay países planos pero tan pequeños que no tiene sentido el hyperlop… piénsalo 😉

    2. Si los paises hacen carreteras y redes ferroviarias no entiendo por qué no iban a invertir en un método de transporte mucho más rápido, ecológico (desde el punto de vista de las emisiones de carbono) y con un impacto visual parecido al de las carreteras. La mayor ventaja es que al ser un medio de transporte público podría desplazar al coche en trayectos largos.

  2. sinceramente, no creo que si fuese un proyecto imposible tuviese tanto apoyo de tantos paises y organaciones. así que supongo que saben lo que hacen, no entiendo que vengais a hatear como si supiesesi mas del proyecto de lo que saben los que hacen el proyecto.

    1. No todos los proyectos llegan a buen puerto. ¿Cuántas ciudades de España hicieron un tranvía que no necesitaban? No digo hace 70 años, digo ciudades que lo intentaron en los últimos años. Salvo 2 ciudades, todas tuvieron que desmantelarlo después. Y los números eran igual de bonitos que ahora: reducen el tráfico, desplaza a cientos de personas a la hora, contamina menos… No hay que confiar ciegamente en la gente que decide estas cosas.

  3. El artículo es excelente y el proyecto viene con mucha fuerza. Los que comentáis lo contrario deberíais indagar un poquito más en el tema porque con la base científica hecha y el presupuesto disponible, sólo queda desarrollarlo.
    Y siendo este un blog de diseño, cultura y tecnología no veo lugar mejor que éste para que el articulo tenga difusión.

  4. no creo que hayais dicho nada en contra del invento en lo que tengais razón. Me parece una idea genial y lo mejor es que se pueda aplicar en tan poco tiempo. haters gonna hate…

  5. Hyperloop es un proyecto que se esta desarrollando y grandes empresas a nivel mundial están sacándolo adelante. Si fuese tan imposible no creo que se hubiesen molestado siquiera en leer la propuesta de Elon Musk.
    Además, muchos de los avances logrados a lo largo de la historia en su momento se pensaron como “imposibles” y se han conseguido.

    El artículo es muy bueno e informa de los avances en el campo del transporte terrestre por lo que veo muy adecuado que este en un blog como este.

    Seguid así.

    1. Yo no creo que esté fuera de lugar, porque aquí habláis de tecnología, pero este invento no es como otro de la historia, porque vivimos en un momento en el que todo lo que suena cool los inversores quieren invertir. Yo creo que como dice Jessuss con los tranvías implantarlo va a ser un desastre. Espero que nunca se llegue, será un gasto de dinero enorme… para nada.

  6. El proyecto está más cerca de la realidad de lo que nos imaginamos. Ya hay planificada una red en Dubai y se acaba de presentar otra para India. Además recientemente se acaba de finalizar la construcción del primer tramo de prueba a escala real y se va a proceder a construir la cápsula.
    Si nos remitimos al portafolio del proyecto que tenéis en el enlace se pueden ver los presupuestos de cada tipo de cápsula así como la explicación de que pequeñas grietas en el sistema no lo inutilizan ya que se trata de un vacío parcial y no total. Tampoco creo que la NASA entre otras grandes empresas desperdicie tiempo investigando para proyectos que creen irreales… y cuyos resultados también están disponibles en Internet para los curiosos.

    Hace cinco años se pensaba que los coches eléctricos nunca llegarían, pero gracias al empeño de ciertos proyectos (entre los que destaca sin lugar a duda Tesla) se ha conseguido encaminar el futuro eléctrico. Si no se tiene fe en algunas locuras seguiríamos en la edad de piedra.

  7. Se han conseguido grandes avances gracias a personas que han luchado por lograr sus sueños, por muy locos que pudieran parecer al principio.
    Gran artículo Juan, enhorabuena!!!

    “Here’s to the ones who dream, foolish as they may seem” (La La Land, gran película)

  8. Magnífico artículo Juan.
    Quizá sea por propia deformacion profesional, pero veo que los comentarios sobre la factibilidad y las especificaciones técnicas del proyecto no se contraponen con los que cuestionan su viabilidad económica y su implantación circunstancialmente.
    En el texto se trata fundamentalmente lo primero, esto es, la tecnología necesaria, la situación en que nos encontramos actualmente y la evolución histórica del transporte para animar a los a escépticos. Todo eso no quita, sin embargo, la dificultad concreta para implantarlo por razones económicas, jurídicas o incluso geográficas, pero recordemos que un importante porcentaje de los más de 7.000 millones de personas que habitan este planeta no tiene acceso a internet o a la luz eléctrica. Así mismo, en la propia España la tecnología del dron no puede emplearse al máximo de sus capacidades debido a la vigente legislación reguladora del espacio aéreo. Y como tercer supuesto, es totalmente posible clonar seres humanos desde la segunda mitad de los años 90, aunque la propia ciencia lo ha prohibido por cuestiones éticas (no queremos ni imaginar el alcance que hubieran tenido los experimentos de Mengele hoy día).
    Todo ello no quiere decir que esas tecnologías no sean una realidad de sobra desarrollada y que no puedan contribuir al avance individual y colectivo de la especie humana, aunque no se apliquen por completo o no alcancen todas las regiones del mundo.
    Si el Hyperloop se hace una realidad, quizá solo se existan un par de trayectos y presente unos costes y complicaciones altas, pero si no, habremos perdido directamente la oportunidad de disponer de dicha tecnología. Entre financiar la cultura, la religión, el deporte o la ciencia, tengo claro en qué prefiero que se destine (y hasta despilfarre) el dinero.
    Así pues, científicos, ingenieros (como Juan) y compañía deben proseguir incansablemente en su empeño por imaginar, diseñar y crear, porque para valorar y gestionar la legalidad, la viabilidad económica o la distribución fáctica de la tecnología, ya están los gobiernos, las empresas, los bancos, los juristas, los economistas y el resto de actores que mueve los hilos en este mundo, para bien o para mal. Pero si científicos e ingenieros no dan el primer paso, los del segundo grupo no podrán siguiera valorar el siguiente paso.

    PD: sigue así, Juan. Confío en que dentro de poco serás tu quien imagine, diseñe y cree, y que otros cuenten tus ideas.

Leave a Response