close
Javier Pioz: arquitectura biónica, sostenibilidad e inspiración

Cuando la arquitectura y la naturaleza van de la mano, nace la arquitectura biónica. Javier Pioz, arquitecto y profesor en la Universidad Politécnica de Madrid, nos introduce este nuevo modelo de arquitectura. Pionero en este campo, uno de sus proyectos más importantes es la conocida como “Torre Biónica”, ciudad vertical que ha servido como objeto de estudio en universidades a lo largo del mundo. Inspirado en las pequeñas cosas pero, sobre todo, en la estructura interna de la comida, hablamos con él de arquitectura, diseño y sostenibilidad.

Bionic Tower
Bionic Tower, Javier Pioz

¿Qué es la arquitectura biónica?

Javier Pioz: Biónico significa aprender de la naturaleza. La naturaleza, si puede usar menos material, no gasta de más. Una rosa tiene muchísimos pétalos, pero tiene los que tiene que tener, no le sobran. Cualquier especie viva de la naturaleza si puede gastar menos energía no la despilfarra. Ahorrar material y ahorrar energía. Es la base de la arquitectura biónica.

V Tower
V Tower, inspirada en el hueso de la merluza

¿Cómo empiezas a ver en la naturaleza un modelo a seguir en la arquitectura?

Casualmente. Estaba en NY en 1984-85 y ahí empezaban los ordenadores a hacerse conocidos. En la Columbia yo empecé a investigar sobre Gaudí y empecé a estudiar programación. Aprendí qué leyes complicadas tenían las estructuras de Gaudí. Al regresar a España, subiendo por la cuesta de Moyano, vi un libro que estaba en el suelo, servía de calzo a una mesa que estaba coja. Ponía “Iniciación a la Biónica”, de Litinetski. Le pregunté al librero que si lo vendía, me dijo que no lo quería nadie, que me lo regalaba. Me lo regaló y lo tengo aún. En ese librito, que me parecía que tenía que ver con las estructuras de Gaudí, te hablaba de cómo era un pato por dentro, de cómo es el mecanismo de orientación de las abejas o el mecanismo de propulsión de los calamares.

Cuando hablamos de ahorro de material y energía nos viene a la cabeza la palabra sostenibilidad, ¿dirías que la arquitectura biónica es más sostenible que la arquitectura convencional?

La palabra sostenibilidad es una palabra que se ha degradado mucho. Nació con un sentido y ahora tiene otro. La palabra sostenible nació para el tercer mundo, pero actualmente ha pasado de bando, y lo tenemos la parte capitalista del mundo, donde queremos desarrollarnos cada vez más, pero como queremos hacerlo de una manera lógica decimos que es sostenible. Por definición, el desarrollo sostenible ilimitado es insostenible, porque el mundo donde vivimos tiene unos recursos limitados. Tenemos que desarrollarnos de la forma más sostenible posible. Ahora mismo somos 7kM de seres. Vamos a llegar en el 2050 a una cifra que no se conoce todavía pero que ronda los 12kM de seres. En diez años hemos pasado de 6km a 7km. Vamos a gastar ocho veces la energía que se está consumiendo ahora. Si ahora tenemos problemas, imagínate multiplicado por ocho. Es imposible gastar ocho veces más energía de lo que gastamos ahora. Cualquier gesto que se haga que signifique ahorrar energía va en la línea de la sostenibilidad.

Caracola
Arquitectura caracola

¿La arquitectura biónica para ti sería algo más que un fin estético?

Claro. Hoy en día la estética es importante. Si quieres innovar en algo, y quieres comunicar esa innovación, los demás tienen que ver en lo que tú haces que es distinto. Si tú dices que estás innovando en algo y haces un diseño que se parece a otro, los demás no creerán que estás innovando. Para ser original tienes que ser diferente. La arquitectura biónica no es un fin estético en sí mismo, aunque tengo que reconocer que tiene una estética particular. La arquitectura biónica es hacer arquitectura, ahorrando la mayor cantidad de material posible, ahorrando la mayor cantidad de energía posible. Para hacer eso, tienes que cambiar los modelos que se hacen de arquitectura convencional y, al cambiar los modelos de estructuras, te sale sin darte cuenta, otro tipo de arquitectura con una estética, una imagen, muy diferente. La imagen es el resultado de un proceso, no el principio de éste.

Club de golf
Club de golf “Blueridge” en India

Cuando quieres innovar, también tienes que desarrollar los procesos de producción. Eso es lo más difícil, ya que no puedes inventarte un material. Utilizamos hormigón, metal, madera. No existe un ladrillo que crezca como si fuera una seta. No te queda más remedio que acoplarte a lo que ya tienes. Pero lo que sí puedes aprender es que en la naturaleza lo más importante no son los materiales, sino la geometría con la que se hacen las cosas. Si comparamos la arquitectura convencional, una columna de hormigón es una columna maciza. Pero la naturaleza no puede hacer estructuras de hormigón. Cuando ésta quiere hacer una columna lo que hace es una columna formada por micro columnas. Ese efecto es más resistente que una columna maciza. Una tela de araña es un tejido, pero más resistente porque está formada por muchos nudos, que conectan los distintos filamentos firmando una red, y cuantos más nudos o conexiones tienen las estructuras, más resistentes se vuelven.

No existe la idea de material nuevo, pero sí existe la idea de geometría nueva. Cuando analizamos las geometrías naturales estudiamos sus patrones y los comparamos con otros que usamos y vemos qué patrón geométrico funciona mejor.

Sí podemos hacer materiales mixtos. Podemos hacer una viga que sea una mezcla de madera y de hierro, hormigón con hierro o madera envuelta en tela. Sí que puedes inventar cosas mezclando lo que ya existe. Pero lo importante es la geometría, la geometría es la que te da la clave para casi todo. Al menos en la arquitectura, que tiene que ser resistente.

Villa Xixi Hanzhou
Villa Xixi Hanzhou

¿Crees que el diseño industrial avanzará hacia un modelo más sostenible?

Tengo mis dudas. ¿Lo crees necesario?

¿Tú que le pides a un bolígrafo? ¿Que sea bio o que pinte bien, que se adapte a tu mano?

El mundo del diseño es diferente. Hay una relación entre la forma humana y lo objetos que usamos. Aunque tengo la sensación que está pasando a un segundo plano. Antes era importante. Mi móvil tiene dos años. La gente los cambia en seis meses. Antes te comprabas una lavadora y te duraba toda la vida. Ahora lo que más duran son los coches. Parece que lo importante ahora es que el objeto te dure poquito para comprarte otro. Entonces tú diseñas porque la gracia está en renovar. Lo llamaríamos moda. Eso está regañado con la sostenibilidad.

embajada-china-en-madrid
Edificio de la Embajada China en Madrid

¿Es problema de diseñadores o de consumidores?

El diseñador diseña cosas para un consumidor. El arquitecto hace edificios para usuarios. Los diseñadores tenemos un vínculo con el consumidor. Tanto los diseñadores como los arquitectos estamos unidos a la sociedad. Lo que hay que intentar de alguna manera, aunque no es sencillo, es que la sociedad fuera cada vez más culta y exigiera más, porque para mí que se conforma con cualquier cosa. Siempre ha sido así desde siglos. Un arquitecto depende de lo culto que sea su cliente, lo bueno que sea, y el cliente depende de lo culta y buena que sea la sociedad. Si la sociedad no está evolucionada, ni los clientes ni los diseñadores podemos estarlo. No tengo claro que la sociedad se vaya culturizando, tengo la sensación de que se va banalizando cada vez más.

Creo que, que una cosa dure, ahora mismo, no tiene mucho sentido, porque como está montado todo el sistema capitalista de consumir y producir, es antinatura, aunque también es insostenible. Si somos 7kM seres, y tenemos que alimentarnos todos, tener medicinas todos, la maquinaria tiene que funcionar. Si uno fabrica un teléfono y no va a vender más, la maquinara no funciona. Es un problema. Y cada vez se tiene que producir y consumir más. Hay algo que es incompatible entre la sostenibilidad y la población, hay algo que no funciona. Cuantos más seamos, menos sostenibles vamos a ser.

La masa más sostenible son las hormigas. Es la especie viva de mayor cantidad de individuos. Eso sí que es sostenible, no tienen impacto. Pero no creo yo que los seres humanos seamos capaces de convertirnos en hormigas. Somos demasiado individualistas.

¿Te gustaría añadir alguna idea para futuros estudiantes de arquitectura o de diseño?

Hagas lo que hagas en la vida tiene que gustarte mucho, porque si no, pierdes el tiempo y pierdes la vida. Un diseñador que no ame lo que está haciendo es una esclavitud. Para que uno se enfrente todos los días a la tiranía de la hoja en blanco, tiene que haber algo que le apasione si no, es una tortura. Cuando tu diseñas o haces arquitectura, le das la orden a otros. Es más fácil recibir órdenes, es más cómodo. Cuando tienes que contarle a alguien algo que no existe, más vale que te guste, porque eso es una angustia. Lo mejor es que otro te diga lo que tienes que hacer. Si no te gusta tienes que hacer porque te guste, y si no te apasiona tienes que hacer que te apasione. Pero si te gusta, entonces ves el mundo de una manera diferente.

Hay un secreto para que te guste, para que te vayas enamorando. Aprender a mirar. Cualquier cosa se puede mirar de una manera distinta. Estamos rodeados de cosas que tienen potencial para ayudarnos a diseñar, pero tienes que aprender a mirar. Con el tiempo, si aprendes a mirar lo que no mira la gente, eso te hace ver el mundo de una manera distinta. Eso es emocionante. Si ves el mundo de una manera distinta, tiendes a expresarlo de una manera diferente. No es una profesión, la del diseñador y el arquitecto, es una manera de vivir. El secreto está en la mirada y en hacerte preguntas. Cuantas más preguntas más respuestas.

Javier Pioz
Javier Pioz durante la entrevista para Etsidi Design
Isabel Muñoz

Contando al ser humano a través de la fotografía, Isabel Muñoz

Portada2

Tres clásicos en uno: la MastersChair

Leave a Response