close
Pizza Planet

¿Por qué la pizza siendo redonda se guarda en un packaging cuadrado y se divide en triángulos? Porque es la mejor demostración de diseño transversal del bello arte del comer.

El mayor estímulo que nos inspira a escribir en Etsidi Design es todo aquello que nos fascina, nos apasiona y, en general, nos provoca admiración. Y no hay mejor esencia que reúna todo lo mencionado que el alimento más consumido del mundo: La Pizza.

El diseño está en todo, por ello en algún momento de lucidez o de inconsciente intento de saciar el hambre, decidí combinar el concepto “pizza” y “diseño” e investigar por internet. Tras un decepcionante resultado, este artículo evolucionó en una seria investigación de qué y por qué del éxito de este maravillosa invento prerrománico.

pizza
Los antiguos griegos cubrían el pan plano con aceite, hierbas aromáticas y quesos. Los romanos untaban queso y miel saborizado con hojas de laurel.

¿Pizza de diseño? Si intentas evocar este concepto en tu cabeza quizás imagines una geométria atípica, pero todos coincidimos en que las pizzas rectangulares son un auténtico fracaso y las Calzone se asemejan más a una empanada que a una pizza. En cuanto a los ingredientes poco se puede innovar, ya que no queda alimento en la nevera que no haya acabado troceado a 220º sobre una base de mozzarella.

Podemos encontrar un amplio lienzo en la tapa superior de una caja de pizza, donde algún avispado emprendedor podría incluir alguna de las múltiples expresiones artísticas existentes en la actualidad con el objetivo de diferenciarse de la competencia. Siendo realistas, este último destello de I+D+I es totalmente inviable ya que cuando un pedido a domicilio llega a tu hogar apenas mantiene el packaging cerrado durante 120 segundos y, aunque aún no está establecida la media de cuánto tardáis tus amig@s y tú en devorar hasta la última corteza de pizza, antes de que llegue medianoche el destino de dicho aromático packaging está marcado sin remitente alguno: el contenedor azul.

Bonita ilustración, pero ábrela ya que se enfría!
Bonita ilustración, pero… ¡ábrela YA, que se enfría!

Delirios gastronómicos aparte, como diseñador industrial presento la virtud o desgracia de analizar todo el ciclo de vida de cada producto que se cruza en mi camino. Y con mi amor platónico no iba a ser menos.

  • Packaging cuadrado. El diseño perfecto. Con una lámina de cartón corrugado y una inteligente sucesión de cortes en el lugar indicado creamos un packaging con tapa, cierre y uniones, sin elementos extra. Cualquier intento de variar la geometría externa del mismo para adaptarlo a lo que haya en su interior es aumentar el tiempo de producción y por consiguiente, aumentar los costes.
  • Diseño gráfico. Como hemos mencionado, cualquier intento de embellecer una caja de pizza resulta un esfuerzo poco acertado. En primer lugar por que no te da tiempo a apreciarlo, y segundo por que la tinta está muy cara. A no ser que seas Telepizza y necesites una intensa campaña de marketing para vender tus abominables creaciones, como la Pizzalada o la Vulcano Nachos, no te interesa invertir recursos decorando la caja. Además, el clásico packaging  donde aparece un hombre sonriendo con gorro blanco y bigote pronunciado siempre es una apuesta segura.pizza-party-clipart-clipart-panda-free-clipart-images-us2dan-clipart
  • Pizza redonda. Harina, agua, 2 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Lo mezclas y amasas en la encimera. Si eres valiente intentarás grabar un Boomerang mientras lanzas la pizza al aire. Lo esencial es que tras torturar estos ingredientes, el resultado es una esfera. Ejerciendo una fuerza equilibrada y equidistante al centro de dicho cuerpo, obtendremos es una lamina circular. Esto demuestra que cualquier intento de alcanzar otras geometrías se deriva en un aumento de tiempo y por consiguiente, aumento de costes.
  • Diseño personalizable. Masa fina o clásica. Salsa tomate, barbacoa o carbonara. Queso, jamón, bacon, pepperoni, pollo, carne picada, salchichas, atún, anchoas, cebolla, champiñones, pimientos, jalapeños, aceitunas y tomate natural entre otros. Tras la infinita lista de combinaciones capaz de contentar a cualquiera, el único debate es si añadir piña es locura o genialidad.
  • División triangular. En algún momento de tu vida ejercerás como juez en una mesa llena de comensales hambrientos ansiosos por llevarse a la boca el trozo más grande. En tu intento por crear piezas iguales, un instinto primitivo te empujará a recurrir a las geometría clásica creando divisiones lo más iguales posibles cortando por la mitad utilizando una eficiencia absoluta, ya que sabes que la distancia más corta entre dos puntos es aquella creada por una línea recta. Una mediatriz, un par de bisectrices y voilá.
  • Ni platos ni cubiertos. El borde de la pizza no solo delimita la frontera de los ingredientes, si no que dota al diseño de una funcionalidad única, pudiendo comer sin utilizar cubiertos. Un éxito rotundo derivado de la forma triangular de las divisiones de pizza, ya que nos encontramos con un sistema en voladizo donde el centro de gravedad se sitúa cerca del borde, permitiendo llevarte a la boca este elemento estructuralmente tan inestable.
  • Borde de queso. El último hito en innovación fue añadir queso en el interior de los bordes, un buen intento de fomentar que el 100% del producto sea consumido. Una gran idea si pensamos con el estómago, pero poco práctica en su ejecución. Más que evidente es su poca aplicación en la actualidad.
En el próximo artículo analizaremos las propiedades elásticas del queso fundido
En el próximo artículo analizaremos las propiedades elásticas del queso fundido y sus transiciones eutécticas.

Los años 90 forjaron la leyenda de este maravilloso plato combinado. Tu cumpleaños se celebró en la pizzería más cercana, convirtiéndote en Maestro Pizzero por un día. La pizza con lonchas de pepperoni fue el primer plato de comida que aprendiste a dibujar. Escuchar el timbre y recibir sonriendo a un desconocido con gorra era sinónimo de sábado noche. Y si fantasear con que tus juguetes cobren vida no fue suficiente, los genios de Pixar subliminalmente asociaron esta maravillosa experiencia al centro de ocio y restauración definitivo: Pizza Planet.

Artículo escrito por Mauro Médichi. Más artículos relacionados aquí.

Mauro Médichi

Mauro Médichi

Imagina la inmensidad.
5

El color en el séptimo arte

adidas future craft 4D

Llevando los procesos de fabricación hacia una nueva dimensión

Leave a Response