close
Son tiempos de Netflix

Son tiempos de Netflix

Hoy en día todo el mundo conoce la empresa de televisión online Netflix. Muchos tienen una cuenta y los que no, al menos así lo querrían. Y es que ésta ofrece la posibilidad de ver lo que quieras, cuando quieras y desde cualquier pantalla. Pues no solo permite ver series y películas “a la carta”, sino que además evita la publicidad. Es más, Netflix ahorra una media de 6 días de anuncios al año a sus clientes, y eso definitivamente es un lujo.


Vivimos en la Sociedad de la Información, lo que implica que ésta es el eje de todo lo que hacemos. Ha cambiado nuestra forma de vivir, de relacionarnos y de disfrutar del tiempo libre. Nuestras actividades de ocio responden a gustos y están influenciadas por patrones de consumo, entre los que destaca el avance tecnológico: cuando hasta hace unos años ver la televisión era algo muy generalizado, ahora con la aparición del streaming (retransmisión de contenido multimedia por internet sin necesidad de descargarlo), la gente le dedica un número mucho menor de horas.Orange is the new black

Hablamos ahora de la historia de Netflix. Todo comenzó en 1997, cuando Reed Hastings y Marc Randolph crearon en California un videoclub de servicio a domicilio por correo con una página web donde especificar el pedido. Aunque no lo parezca, Netflix le debe todo al DVD pues el formato anterior, VHS, presentaba muchos problemas logísticos. Veinte años más tarde, Netflix se metió de golpe en el mundo del streaming digital hasta el día de hoy, que cuenta hasta con producciones propias y va marcando tendencia.


Hace poco más de un año el creador de la empresa anunció que estaría presente en 130 países nuevos. Actualmente son casi 200 los países que constan con la posibilidad de tener Netflix y 17 los idiomas en los que se pueden reproducir los vídeos. Este gran crecimiento se celebró por las redes sociales con el hashtag #NetflixEverywhere. No obstante, quedaron fuera países como China o Siria debido a restricciones del gobierno. Es tal la globalización de Netflix, que ha conseguido cuadriplicar sus suscriptores en los últimos años.

Países que disponen de Netflix
Países que disponen de Netflix

Dejando los números a un lado, hay que destacar que esta plataforma es más que una empresa de servicios, es una forma nueva de vivir y de hacer las cosas. Ha cambiado los hábitos de consumo de miles y miles de personas y ha creado nuevos, generando toda una cultura propia en torno a su identidad. Pongamos algunos ejemplos:

El binge-watching es un término que refiere a hacer un telemaratón. Aprovechando esta costumbre tan bien recibida entre los consumidores del video online, sobre todo entre los más jóvenes, Netflix apostó por extenderla y fue la primera plataforma que lanzó temporadas enteras de golpe. Sin embargo, debido a los problemas que estaba provocando esta práctica, Netflix ha tenido que optar por enviar una notificación cuando uno lleva demasiadas horas con la misma serie, que dice: “¿Todavía estás viendo la serie?”.

Otro ejemplo es la extendida expresión de “Netflix and chill“, que se popularizó gracias a las redes sociales. Inicialmente significaba pasar el rato viendo una serie y con el tiempo fue adquiriendo una connotación erótica que se ha expandido por el mundo y hasta se ha hecho una canción sobre ello.

Narcos

El último y gran paso hacia el éxito que dio Netflix fue comenzar a producir su propio contenido. Muy arriesgado, pero todo un acierto. Hoy es raro encontrar a alguien que no conozca Orange is the New black, Stranger Things o Narcos. Netflix cuenta hasta con colaboraciones con Marvel como Daredevil y piensa invertir más de 1.000 millones de dólares en sus series. La clave ha sido las tramas “gancho” de sus series, acorde con su filosofía de mantener al espectador inmerso en la pantalla.

Netflix ha conseguido ser una auténtica revolución. Ha conseguido cambiar nuestros hábitos e incluso nuestro vocabulario, además de complicar aún más lo que llamamos Sociedad de la Información. Todo gracias a un diseño estratégico, el cual trata de aplicar los principios y el proceso del diseño a una empresa para hacerla más competitiva.

Portadadef

Recuperar el arte en la producción: William Morris en la era de la economía digital

La estética de los años ochenta

La estética de los años ochenta

1 Comment

  1. Yo tengo netflix. Una pasada lo recomiendo y no es caro en comparación con los beneficios que obtienes . Muy bien artículo Mónica Pastor Fernández

Leave a Response